Receta: Gazpacho de sandía y chía


Las constantes investigaciones y hallazgos relacionados con la alimentación saludable han hecho posible que cada vez más personas conozcan y accedan a una amplia variedad de frutos y semillas que les ayudan a mantenerse sanos y a complementar su nutrición. Ese es el caso de la chía, una semilla cuyo consumo diario puede aportar diversos beneficios a la salud. 


Originaria de México y de Guatemala, la semilla de chía tiene una larga historia que data de los cultivos de las antiguas culturas azteca y mesoamericana. En aquélla época, las semillas tenían aplicaciones medicinales y constituían una parte importante de la dieta de los habitantes de la región. Actualmente, la chía crece y se comercializa en prácticamente todo el mundo, principalmente en México, Guatemala, Argentina, Perú y Estados Unidos. 


Añadir chía a batidos, ensaladas y platillos es una excelente forma de complementarlos con vitaminas, minerales y antioxidantes como el ácido cafeico, ácido clorogénico, kaempferol y quercetina, todos ellos nutrientes benéficos para la salud humana. 


Además, los antioxidantes que se encuentran en las semillas de chía pueden ayudar a combatir los radicales libres en el cuerpo. Los radicales libres provocan estrés oxidativo y daño celular, por lo que comer alimentos ricos en antioxidantes puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar muchos problemas de salud asociados con los radicales libres, como las afecciones cardíacas, deterioro cognitivo y ciertos tipos de cáncer. A su vez, la quercetina es un antioxidante que puede reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas. Las semillas también tienen un alto contenido de fibra, lo que puede ayudar a reducir la presión arterial alta y, a su vez, reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas.


¿Necesitas más razones para incluir las semillas de chía en tu dieta? ¡Mejor inicia cuanto antes! Prueba con este delicioso y fresco gazpacho de sandía y chía.


Ingredientes


  • 400 gramos de sandía
  • 2 jitomates
  • 30 gramos de cebolla
  • ½ pepino
  • 40 gramos de pimiento rojo
  • 20 gramos de chía
  • 40 mililitros de aceite de aguacate
  • 20 mililitros de vinagre de manzana
  • 30 gramos de pistaches
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación


  1. Corta la sandía en trozos, asegurándote de retirar todas sus semillas.
  2. En la licuadora, coloca la sandía, el jitomate, la cebolla, el pepino, el pimiento, el aceite de aguacate y el vinagre de manzana. Licúa y salpimienta al gusto.
  3. Añade la chía y deja reposar durante cinco minutos, para que se hidrate. Luego, refrigera durante 15 minutos.
  4. Una vez transcurrido el tiempo de refrigeración, sirve en un tazón y decora con pistaches y con un trozo fresco de sandía.

Encuentra los mejores productos saludables aquí