Receta: arroz frito de quinoa


Los beneficios que proporciona a la salud, derivados de la fibra, proteínas y vitaminas que la componen, son poderosas razones para consumir y recomendar la ingesta de la quinoa. Se trata probablemente del superalimento más famoso del mundo, popularizado durante años recientes por las personas preocupadas por una alimentación consciente y sana. 


Dado que la quinoa no contiene gluten, es ampliamente aceptada en la dieta de chicos y grandes, incluso de celíacos. Su uso más popular es el de sustituir al arroz en gran cantidad de platillos. La quinoa es una semilla proveniente de la planta llamada chenopodium quinoa, originaria de Perú, de la familia de las acelgas, las espinacas y el betabel


Cuando se cocina, la quinoa adquiere una textura suave y esponjosa, y su sabor es ligeramente parecido al de la nuez. Cuando se procesa puede convertirse en hojuelas y harina, que posteriormente se transforma en diversos alimentos, principalmente pan y pasta. Su consumo genera una prolongada sensación de saciedad, y de alimentación limpia. 


¿La has probado? Si no lo has hecho, quizá sea momento de darle una oportunidad a este superalimento, y dejarte sorprender por el impacto positivo que es capaz de brindarle a tu cuerpo. Inicia preparando en casa esta deliciosa receta de arroz frito de quinoa.


Ingredientes


  • 60 gramos de quinoa
  • 1 huevo
  • 20 mililitros de salsa de soya
  • 5 gramos de jengibre
  • 10 gramos de ajo
  • 50 gramos de zanahoria
  • 50 gramos de champiñón
  • 50 gramos de calabaza
  • 15 mililitros de aceite de aguacate
  • 100 gramos de pollo
  • 30 gramos de cebolla

Preparación


  1. En una olla, coloca agua con sal a hervir. Cuando suelte el hervor, añade la quinoa y déjala en cocción durante aproximadamente 10 minutos, hasta que quede bien cocida. Reserva.
  2. Corta la zanahoria, el champiñón, la cebolla y la calabaza en cubos. Agrégalos a un sartén junto con el ajo y guisa con el aceite de aguacate. Añade el pollo y cocina durante aproximadamente 10 minutos o hasta que el pollo quede bien cocido.
  3. Una vez cocido el pollo, añade al guiso la quinoa que antes reservaste. Añade también la salsa de soya y el jengibre rallado. Mezcla muy bien, y añade el huevo batido.
  4. Una vez perfectamente integrados los ingredientes, sirve y disfruta.

Encuentra los mejores productos saludables aquí