¿Cómo prevenir la obesidad infantil?


Por Dra. Katia Ruiz

Profesora de la Escuela de Psicología.

 

Detectar a las madres poco empaticas con el bebé que alimentan sin darse cuenta cuando el bebé está satisfecho.

 

El bebé puede llorar por necesidad de sentir los brazos de mamá, el calor, cambio de pañal, arrullo, etc. Cuando este bebé crece va entendiendo que, ante cualquier incomodidad, la solución es “el alimento” que funciona como tranquilizante.

 

Si la madre lo sobre alimenta, provoca que sus lipositos se hagan más gruesos.

 

Cuando llega a la infancia su tamaño corporal va a ser mayor a lo esperado para su edad y es probable que tenga malos hábitos alimenticios.

 

A largo plazo, los infantes no sabrán identificar ni expresar sus emociones (alexitmia) comiendo de manera voraz para tranquilizar la ansiedad, por lo tanto, ante cualquier incomodidad, la solución es “el alimento”.

 

En algunos casos, la culpa favorece que las madres gratifiquen a sus hijos con golosinas y comida chatarra.

 

Los comentarios de descalificación, la violencia física, verbal y psicológica pueden favorecer a la obesidad.

 

Lo más importante es la psicoeducaión en la escuela, padres de familia y profesores. Llevar a cabo los 5 pasos para tu salud que propone la secretaria de salud:

  • Toma agua
  • Come frutas y verduras
  • Muévete
  • Mídete
  • Comparte

 

Si ambos padres son obesos, la probabilidad que el niño sea obeso es del 80%

Encuentra las mejores semillas de chía